viernes, 2 de septiembre de 2016

VIVE y deja VIVIR (Neorrealismo Italiano)


    El Neorrealismo constituye uno de los periodos más fructíferos y relevantes de un cine nacional como el italiano, cuya influencia e importancia en la Historia del Cine es incontestable. La convulsión estética que supuso la llegada del neorrealismo fue una de las últimas revoluciones cinematográficas, con una relevancia y trascendencia que aún se notan en parte del cinema que hoy por hoy intenta transmitir algo más que espectáculo y juegos de artificio basados en la progresiva digitalización del arte más expresivo y popular de los últimos cien años.

 ROMA CITTÀ APPERTA (Roberto Rosellini, 1945)
    

"En la Roma ocupada por los nazis la gente intenta sobrevivir como puede, al mismo tiempo que una gran mayoría participa a su modo en la lucha antifascista.  Pina Francesco preparan su boda a pesar de los tiempos que corren y de que él lucha en la clandestinidad contra los nazis y colaboracionistas. Acogen en su casa a Manfredi, un jefe de la resistencia romana que acaba siendo traicionado por su amante, en manos de la Gestapo gracias a que alimentan su adicción a los barbitúricos y tiene tendencia a la vida fácil. También aparece don Pietro, el párroco del barrio, que constantemente ayuda a la causa antifascista. También unos niños secundan la lucha, a su manera. En el transcurso de la película Pina morirá sobre el asfalto de los disparos de los alemanes, Manfredi morirá bajo tortura y don Pietro será fusilado..." Pero la lucha continúa.




CACCIA TRÁGICA (Giuseppe de Santis, 1946)


"La guerra acaba de terminar y en la región de Emilia un veterano desocupado junto algunos compañeros, entre los que hay una mujer, roban el dinero de un furgón. Este transporte se dirigía a una cooperativa y los fondos sustraídos estaban destinados a pagar el arrendamiento de la tierra, la pequeña cabaña que poseen y diversos utensilios de labranza.
Los ladrones huyen cogiendo un rehén y los agricultores cooperativistas, que a causa del robo ven comprometido su futuro, van en su persecución y dan caza a los ladrones. Sin embargo, averiguan que los verdaderos organizadores de la fechoría son otros propietarios, que han sido instigados por el terrateniente del lugar para socavar los esfuerzos de los cooperativistas por salir adelante. Al final, el veterano es capturado, pero los agricultores, comprendiendo que también él es una víctima, lo dejan marchar, tirándole encima unos cuantos terrones de tierra para indicarle cual será el camino que deberá recorrer".

 SCIUSCIÀ (Vittorio de Sica, 1946)



"Dos niños abandonados en la calle sobreviven como limpiabotas y, para intentar ganarse algunas liras, se ven implicados en un atraco, lo que les lleva directamente a un reformatorio. Aquí entran en contacto con una dramática realidad, donde los abusos y la violencia son algo cotidiano.
En el intento de huida uno de ellos muere".





Continuará .....