martes, 4 de agosto de 2015

Aleister Crowley (1875-1947)

Escritor inglés nacido en 1875. Fue una extraña mezcla de poeta, explorador, mago y especialista en temas sexuales, y llegó a ser considerado el hombre más perverso del mundo. Su permanente rebeldía contra el fenómeno religioso y sus manifestaciones se deben a su repulsa a la puritana y estricta educación que sufrió en su infancia y adolescencia.
A los veintitrés años se unió a la Orden del Amanecer Dorado y se inició en los arcanos de la magia. Escribió un diario, The Magical Diary of the Beast 666, publicó la revista The Equinox y comenzó a experimentar con la cocaína. En 1912 se une a la Orden de los Templarios. El atractivo de esta nueva Orden frente a la del Amanecer Dorado radicaba en la práctica de la magia sexual y en la peculiar mezcla que hacían de la homosexualidad y el satanismo.
La guerra del 14 obligó a Crowley a emigrar a Norteamérica, donde reemprendió sus sesiones de magia erótica y persistió en su incansable teoria de entroncar sexualidad y alquimia. En 1919 retorna a Inglaterra, se vuelve adicto a la heroína y se identifica con la Bestia del Apocalipsis y llega a considerarse como el profeta de la nueva religión dionisíaca que debía sustituir al cristianismo. Escribió El libro de la Ley, Magia en la teoria y la práctica y algunas obras pornográficas. También es conocido por escribir y publicar varios libros de poemas que llegaron a escandalizar por su obscenidad, como Manchas blancas y Necrofilia.

        Necrofilia

Para verter dentro de tu corazón la semilla
Mezclada con la descarga venenosa
A partir de una glándula hinchada, inflamada y grande
Con la raza deliciosa de la gonorrea;
Para profundizar en tu vientre, y beber
Los líquidos ateos, y la piscina
De fétida putrefacción de las heces
Que tu cadáver ahorcado dio, cuyo olor delicioso
Excita estas canciones sublimes. La verga
obtiene un nuevo deseo; penetra, aúlla, aprisiona, chupa,
delira, chilla, mastica, exalta la cogida,

¡Espera! ¡Me vengo! ¡Muero! ¡Dios mío!]